Prosa


VEN A MÍ

Te deseo con todas mis fuerzas, necesito recorrer con mis manos tu piel trémula, despertar en ti la pasión que yo siento.

Embriagarme en tu boca voluptuosa, beber en tus labios como si quisiese robarte el alma.

Olvidaré mis habilidades en técnicas amatorias para no contaminarte con caricias que antes fueron de otras.

Arrebatarte las reservas que te oprimen hasta liberarte por completo, llegar a través de tu cuerpo a lo más profundo de tu corazón y tu ánima.

Descubrirte poco apoco y percibirte conforme te vas abriendo a mí. Despojarte de las capas que te envuelven, como un tesoro, tu más íntima esencia.

Deleitarme en tu gozo para aumentar el mío propio. Saciarme en tus labios por completo.

Confundirme en tu cuerpo sin saber dónde empieza el uno y acaba el otro. Guarecerme dentro de ti hasta desbordar el volcán que me abrasa las entrañas.

Anhelo conseguir la fusión de mi cuerpo, mi mente y mi espíritu hasta alcanzar el equilibrio y la plenitud absoluta que ya nunca encuentro.

Abandonarme al concierto de emociones que llevo dentro y pugna por salir desde hace demasiado tiempo.

Ayúdame mujer, te necesito a ti, sólo a ti; ven a mí, suspiro por rodearte con mis brazos y olvidarme que el mundo existe para tocar el cielo junto a ti.



CONFIESO

Confieso que te observo cuando tú no miras.

Confieso que sigo tus huellas grabadas en la arena.

Confieso que acecho agazapada sin que notes mi presencia.

Confieso que abro mi ventana cuando tú cierras la tuya.

Confieso anhelar que desees mi presencia disimulada cuando alzas tu mirada.

Confieso desear que escuches embelesado mis cánticos de sirena.

Confieso que necesito adivinar tus sentimientos y permitirme ilusionar de nuevo.

Confieso querer dejar de jugar a la indiferencia y mirarnos fijamente.

Confieso suspirar porque cojas mi mano y empecemos un camino juntos.

Connfieso…



MUJER COMPLETA


No pretendas impresionarme con rosas de rubí, ofréceme violetas.

No me provoques pavoneándote fastuoso, muéstrame tus flaquezas.

No intentes seducirme recreándote en tu opulencia, trátame con modestia.

No compres mi amor con riquezas, hechízame con palabras dulces y tiernas.

No te obstines en deslumbrarme con tu esplendor, miremos juntos las estrellas.


No me encadenes con eslabones de oro, cautívame con tus caricias.

No me hagas caminar a tu sombra, déjame pasear a tu vera.

No destruyas mi más íntima esencia, permíteme seguir creciendo plena.

No soy complemento de ningún hombre, soy una mujer completa.




JUEGOS SOLITARIOS


Siento tu llamada desesperada en medio de la noche y acudo solícita a tu reclamo.

Te encuentro enardecido en un sueño inquieto y voluptuoso.

Recorro con mis labios tu cuerpo enardecido de deseo y exigencia.

Enredo mis dedos entre el vello de tu pecho sudoroso y jadeante.

Aspiro el aroma de tu virilidad que palpita inflamada de pasión.

Me recreo en cada caricia con movimientos suaves y lentos observando tu gozo solitario.

Al despertar, buscarás desesperado las pruebas de mi presencia entre tus sábanas.

Un cabello, un olor, un rasguño, una prueba que delate mi presencia en tus juegos nocturnos.

Observarás decepcionado el hilo de plata que impregna tu vientre satisfecho.

No derramaste en mí el fruto de tu delirio enfebrecido, fui sólo la tentación de tus fantasías solitarias.

Y reconocerás impotente que sigo siendo la musa imposible que inspira tus pasiones más secretas.






MARIPOSA


Aprisionada entre sábanas de seda, tejo en satén mi mortaja

Para ti mi último pensamiento, resignada a un amor imposible

Llegan los últimos estertores que me permitirán renacer de nuevo

Cerraré los ojos y me entregaré al sopor que pondrá fin al sufrimiento

Recuerdo los instantes felices, aquellos en que creí ver en ti un amor sincero

Tus miradas furtivas, tus trinos seductores, tus cánticos de poeta

Abriste tus alas intentando impresionarme, invitándome a entrar en tu edén

Me hiciste creer tu compañera de vuelo perfecta enmascarando tu soberbia

Me desnudé ante ti, mostrándote el arco iris infinito que escondía con modestia

Confundido te alejaste para admirar en la distancia mis alas multicolores

No podías aceptar que eclipsaran tu engreída belleza, cargada de vanidad e insolencia

Mientras tejo mi capullo noto tu presencia, vuelas alto, observando mi agonía

Aceptando que sólo eres un canario con ínfulas de gavilán y yo una pobre mariposa etérea




ODA AL FUET



Tengo que reconocer que hoy he pecado de nuevo,

me avergüenza aceptarlo, pero he vuelto caer en tus redes.

Me prometí a mí misma que no volvería a pasar,

que no serías capaz de doblegar mi voluntad otra vez.

Pero hoy te has vuelto a cruzar en mi camino y he sido débil.

Imposible sentir tu penetrante olor y poderme resistir a tu hechizo.

Sigues despertando mis deseos más primarios,

la necesidad de alargar la mano y tocar tu piel,

de sentir una vez más tu sabor levemente salado en mis labios.

Cerrar los ojos y notar tu aroma inundando todo mi ser.

disfrutar las expectativas del placer inmediato,

Apartarte de miradas indiscretas que distraigan mi atención,

Devorarte en silencio y a escondidas, deleitándome en mi pecado,

Negarte para que nadie pueda ser testigo de mi debilidad.

Porque hoy, en contra de mi voluntad, he vuelto a pecar.

0 comentarios:

  • Publicar un comentario en la entrada